Hoy queremos hablaros acerca de los sistemas de protección facial y ocular en el trabajo, puesto que además de los ordenadores y dispositivos tecnológicos, existen otros factores y profesiones que pueden llegar a causarnos ciertas lesiones o dolencias.

A continuación os mostramos los diferentes riesgos que existen en los sectores donde se emplean diferentes máquinas o se trabaja con productos químicos, pues es aquí donde debemos poner especial atención ya que podemos encontrarnos con alguno de estos problemas:

  • Partículas como polvo, astillas, suciedad, metal que pueden ocasionar daños irreparables.
  • Salpicaduras de los productos químicos, abrasivos, disolventes, pinturas, etc.
  • Impactos y golpes
  • Quemaduras por fuentes luminosas muy brillantes, por soldaduras o por rayos láser.

Nuestra recomendación es que si queremos prevenir y evitar estos posibles daños, debemos utilizar gafas de protección ocular y pantallas de protección que encontraremos fácilmente en el mercado

La elección de este tipo de protección va a depender de la actividad y el uso que se haga de los mismos. Por norma general, suelen ir con protecciones laterales, materiales resistentes y cristales especiales que nos protegen frente a la mayoría de accidentes laborales.

Por último, debemos saber que la empresa debe dotar a sus trabajadores con este tipo de indumentaria en el caso de que el trabajo lo requiera, si no será el propio trabajador el que se hará cargo de la adquisición del material que considere necesario para el desempeño de su labor.