En la entrada de esta semana queremos contaros todas las ventajas de los guantes de látex en nuestro puesto de trabajo, puesto que ofrecen grandes posibilidades y son muy económicos, además de que ayudan a nuestras manos a protegerse frente a posibles agentes perjudiciales.

Cuando alguien nos habla de guantes de látex, automáticamente pensamos en personal sanitario, pero la verdad es que no solo se utilizan en este sector. Una de las principales funciones de los guantes de látex son la de proteger nuestras manos de agentes externos, como líquidos con químicos y también de posibles infecciones o cortes superficiales.

Este tipo de guantes son adecuados para el personal que trabaje en laboratorio, puesto que de esta manera podrá manipular los elementos de forma segura. También son apropiados para el personal de limpieza, ya que evitan que los productos dañen sus manos. Los trabajadores que tengan que manipular alimentos, como medida higiénica, también son usuarios habituales de este tipo de guantes, pues evitan que la comida quede infectada por bacterias que puedan contener las manos o las uñas.

Los cuerpos especiales suelen emplear este tipo de guantes para la recogida de pruebas y restos evitando alterar con sus huellas o células capilares el lugar de los hechos. Son muy cómodos porque ofrecen gran sensibilidad y se adaptan muy bien al contorno de las manos.

Como ya os hemos comentado en entradas anteriores, es muy importante mantenernos protegidos al máximo en nuestro lugar de trabajo para evitar posibles accidentes laborales.